Paul Samuelson, algo patético

Si el domingo pasado fueron las falacias de Paul Krugman, este domingo le toca el turno al eminente Paul Samuelson.

Aquí no está en discusión los indudables méritos académicos del susodicho; lo que se cuestiona es si, de verdad, tiene razón al decir que el capitalismo promovido por Friedrich Hayek y Milton Friedman ha fracasado con la actual crisis económica.

El artículo empieza, una vez tras otra, errando el tiro:

> “el capitalismo puro” NO se impuso entre 1915 y 1919 – más bien sería al contrario. El capitalismo puro (NUNCA ha sido puro) tuvo una época más dorada en las anteriores décadas. Es más, en 1913 se creó la Reserva Federal, con lo que se creaba un prestamista de última instancia y una salvaguardia para los bancos privados y su capacidad para multiplicar medios de pago de la nada (eso no es precisamente un mercado libre).

> “el capitalismo puro” (que no existía) no murió por culpa de Hoover. Al contrario, el crack del 29 fue la consecuencia de las políticas monetarias expansivas, la serverísima recesión fue en parte el resultado natural del boom anterior y la incapacidad de los mercados de ajustarse rápidamente debido a políticas intervencionistas (aranceles, salario mínimo). La depresión resultante fue aún más larga por culpa del intervencionismo fiscal del New Deal de Roosevelt (tiemblo por lo que pueda hacer ahora Obama). Por lo tanto..

>”el capitalismo puro” (que no era tal) no fue salvado por el Estado, en absoluto.

Dos puntualizaciones: Lenin no era tan paleto en economía (sabía muy bien cómo destruir a un país: destruyendo su moneda) y Marx, pese a estar totalmente equivocado, tampoco lo era.

Luego se mete con Hayek y Friedman y su “capitalismo libertario”. Esta afirmación demuestra que, o no ha leído a ninguno de los dos, o no sabe lo que es libertario (aunque quizá sea un problema de traducción). Hayek abogaba por una “safety net” en sanidad y educación, al igual que Friedman, aunque también abogaban por introducir competencia en esas áreas.

Sin soprender a nadie, dice que las políticas keynesianas de los años 30 de Roosevelt en EEUU y de Hitler en Alemania fueron las que sacaron a esos países de la depresión, afirmación falsa que se mantuvo mucho tiempo (claro que el autor dice lo contrario, es decir, que a partir de los 70 esa burda explicación ya no se daba en clase..y esto, de nuevo, es mentira)

En el resto del artículo el autor, refiriéndose al escenario actual, despotrica contra el típico cóctel culpable de todo progre que se precie: los recortes impositivos de Bush, las malas prácticas bancarias/financieras de siniestros protagonistas, incluso su analfabetismo económico por no saber la valoración de derivados de Merton y Scholes, y, en fin, una mezcla bastante rechazable (en eso tiene razón) de altos financieros y políticos republicanos en el administración (¡como si los demócratas fueran a ser distintos en esto!). Todo este capitalismo de amiguetes es algo que no han promovido ni Hayek, ni Friedman; pero esto, al autor, le da exactamente igual (lo que dice muy mucho de su poca honestidad intelectual)

La causa de esta crisis, eminente Profesor Samuelson, es un cóctel de una política monetaria expansiva de los bancos centrales hasta la extenuación, la capacidad de los bancaos privados de reproducir artificialmente medios de pago de la nada, la posibilidad de estos de sacar riesgos fuera de sus balances y, en fin -me parece a mí-, de los instrumentos financieros destinados a diluir riesgos que se han ido desarrollando en la era inflacionaria de las 3-4 últimas décadas a partir de la ruptura de Breton Woods y la paridad oro-dólar que existía hasta entonces. A todo esto hay que añadir las infinitas regulaciones y el intervencionismo del Estado (por ejemplo, las presiones en el caso de las hipotecas subprime, el hecho de que las agencias hipotecarias no sean privadas.. es decir, que el mercado de hipotecas no era un mercado libre)

¿Cómo puede ser que todo un eminente académico, premio Nóbel por méritos propios (aunque la economía neoclásica que él representa sea un calleón sin salida) no sepa todo esto? ¿De verdad no lo sabe? Y si lo sabe, ¿cómo es que puede obviarlo?

Anuncios

9 comentarios

  1. Tio,
    parece que tu matrimonio con el dictum liberal es muy grande que te impide revisarlo. Si bien Friedman no alentó directamente un capitalismo de amiguetes como tú le llamas, sí lo hizo al no sugerir modos de controlarlo. Es como no poner límites a la venta de armas, nadie está alentando a los asesinatos dirás y tu pensamiento reclamará que eso estará dentro de la libertad de cada uno, pero así no funciona el mundo en el que vives. Las libertades individuales deben convivir con miradas colectivas sino tarde o temprano se te vienen encima. El capitalismo al igual que el sistema político es un sistema que tiende a corromperse si es que no le pones límites, y ni Hayek primero ni Friedman después lo sugirieron siquiera.
    Crees saber más que Samuelson sobre lo que pasó en las aulas norteamericanas después de 1970?. Algo soberbio no crees?. Ahora mismo es muy difícil escribir una tesis doctoral sobre alguna visión heterodoxa que no tenga al menos expectativas racionales.
    Eres muy divertido cuando dices que esta crisis se debe a las “infinitas regulaciones y el intervencionismo del Estado” (jaja) sorry , no pude evitarlo. O sea que el país más liberal del mundo no lo era para tí. ¿Tu liberalismo ideal aún no ha nacido?. Vaya fuerza tío!.
    Te voy a responder como lo hizo alguna vez Friedman sobre las propuestas estatistas que proclamaban a Keynes como su mentor: Si ellos estuvieran vivos no dirían las barbaridades que acabas de decir en tu post. Hayek nunca promovió esta forma de hacer política económica, con la idea que los inversionistas tienen toda la información y son perfectamente racionales y condenaría el actuar del actual sistema capitalista.
    Sugerencia: deja de trabajar en “riesgos” y lee un poco mas de Minsky, Keynes, Fisher, Pigou.

  2. Gracias por el comentario.
    Milton Friedman no es santo de mi devoción (como no lo es el monetarismo, los nuevos clásicos, la barbaridad de las expectativas racionales, etc.) pero sugería reglas claras para la política monetaria: un crecimiento del 3% constante de la cantidad de dinero en circulación. Lo que han seguido los bancos centrales ha sido muy diferente.
    Efectivamente, Hayek y Friedman eran liberales y no proponían los controles que tú sugieres, pero el capitalismo de amiguetes al que me refiero (tomando esta expresión del muy poquito liberal Joaquín Estefanía, de ‘El País’) no tiene nada que ver con los controles. De hecho el que haya tantas regulaciones y el Estado esté tan presente en la vida económica provoca esa colusión de intereses entre políticos y agentes económicos.
    NO se más que Samuelson sobre lo que pasa en las aulas norteamericanas, pero la visión de que el ‘New Deal’ de Roosevelt sacó a EEUU de la Gran Depresión sigue siendo aceptada en gran medida. Tanto es así, que las recomendaciones de política económica que se oye por doquier a economistas, financieros y académicos es: aumentar el gasto público o alguna suerte de intervencionismo discrecional por parte del Estado
    Tómatelo como quieras, pero en ese supuesto paraíso liberal, las 2 mayores agencias hipotecarias tenían apoyo estatal, y desde finales de los años 70 las diferentes administraciones promovieron hipotecas accesibles a gente que, en condiciones normales, no podían acceder a una hipoteca. Efectivamente, la sociedad de EEUU disfruta de mayor libertad que la que puede disfrutar la europea, pero eso no significa que sea un ideal..y sí, hay infinitas regulaciones burocráticas en EEUU (con el mismo resultado catastrófico que en cualquier otro lugar)
    Efectivamente, Hayek nunca promovería el ACTUAL sistema capitalista. En general abogaba por un Estado muchísimo más delgado que el actual y con nivel mchísimo más bajo de gasto público y de presión fiscal. En concreto, en el terreno monetario/financiero (¡pásmate!) abogó por una desnacionalización del dinero y que las monedas emitidas por bancos privados compitieran, como en cualquier otro mercado (¡igualito que lo que hay ahora!, ¿no?).
    La escuela austriaca, siendo una de las escuelas surgidas del marginalismo, es mucho más profunda que su hermana neoclásica del equilibrio (un marginalismo entendido correctamente) y con una teoría monetaria con mucho mayor fundamento. Por eso las críticas keynesianas o heterodoxas a los necolásicos/monetaristas/nuevos clásicos no consiguen atacar de verdad el pensamiento austriaco de Mises y Hayek.
    Saludos.
    pd.- he leído “La Teoría General” de Keynes 2 veces, entera, y se lo que dice (que no sólo es el IS-LM o Samuelson).

  3. A ver,
    La historia d e la macro “moderna” se ha peleado siempre por quién tuvo mayor razón en la interpretación de las causas y las salidas para la Gran Depresión. Si te fijas, hasta ahora existe esa disputa con las medidas que debe tomar la autoridad en esta crisis: Si se debe aumentar el gasto y flexibilizar el maercado laboral o no. Keynes decía que había que aumentar el gasto y no permitir esa flexibilización que generaría mayor desempleo y agudizaría la recesión. Los del otro lado, hasta ahora, sostienen que hay que flexibilizar el mercado laboral para poder despedir gente o reducir salarios y permitir sobrevivir a las empresas. Luego esta flexibilidad debería reasignar la mano de obra en nuevos empleos. ¿Crees que esa disputa se ha acabado?. Desde mi punto de vista es claro que aquellos que promueven la mayor flexibiilidad (en todo en realidad y no sólo en el mercado laboral) son una mayoría en la profesión desde el predominio de Friedman y Lucas, Sargent, Wallace, con entrega de varios nobeles a la Escuela de Chicago e incluso al mismisimo Hayek (no te parece que se lo dieron cuando las ideas liberales comenzaban a prevaleecr?) y por tanto mayoría en la opinión pública, por lo tanto es cierto lo que dice samuelson sobre lo que pasa en las escuelas sobre la postergación de las ideas keynesianas-heterodoxas. Que hoy se vuelva a ponderar las ideas heterodoxas tiene que ver con las causas de esta crisis y con la visión pragmatica de Bernanke, un neokeynesiano.
    Sobre la tasa de crecimiento constante del dinero, por supuesto que lo hicieron los bancos centrales (antes el objetivo de los bancos centrales en muchos casos era la tasa de crecimeinto de la masa monetaria), pero ya pasó de moda, y la dejaron porque la demanda de dinero es muy inestable, entonces no era tan buena idea.
    Que se haya prestado a gente que no era buena pagadora es justamente una expansión de querer hacer dinero sin restricciones. Las libertades de uno pasan a llevar a las de los otros, por tanto deben haber limites puestos a estas libertades. Cuando nos dan mucha libertad nos volvemos estúpidos, somos humanos y no los agentes que quisiera Robert Lucas. Lo mismo pasa en otras actividades humanas, como la política, como te dije antes.
    Sobre los sistemas monetarios con sólo bancos privados, ¡pues así era antes!, la emisión de dinero la hacían los privados y cualquiera podía crear su banco (como te gustaría no?) pero qué pasó?. Pues lo que tenía que pasar, muchos se pasaban de listos y emitían más de la cuenta y cagaban a la gente, entonces no sólo perdía el banquero sino todos los que habían confiado en él. Por eso justamente se crearon los bancos centrales y se monopolizó la emisión, o sea tío, evolucionamos!! .

  4. ..y esa evolución, tío, lleva a la era inflacionaria en la que estamos ahora (por eso están pensando en un esquema de algún tipo de paridad de las monedas, como Breton Woods 2..algo es algo)
    Es precisamente la colusión de intereses de los agentes económicos con el poder político lo que permite crear un banco central, con lo que esa emisión sin respaldo de determinados bancos privados podía ya, con el prestamista de última instancia detrás, ser muchísimo más intensa que entonces (y enriquecerse los bancos privados con ello).
    Lo de que si somos muy libres somos medianamente (o totalmente) estúpidos es curioso… O sea que, cada 4 años, somos tan sabios y poco estúpidos como para elegir a un determinado nº de personas tremendamente sabias (digo yo, que estos sabios no deben de ser terrenales, por tener la sabiduría suficiente como para saber qué libertades restringir)
    El argumento a favor de la libertad en la sociedad no es el omnisciente agente económico de Robert Lucas; muy al contrario (y, en eso, coincidimos..para mi, el mainstream neoclásico no tiene, apenas, interés)
    El argumento a favor de la libertad es la función empresarial y su tendencia coordinadora..que nunca llega a coordinarse al surgir nuevos deajustes latentes pendientes de descubrirse (http://www.unioneditorial.co.uk/index.php?page=shop.product_details&flypage=shop.flypage&product_id=45&category_id=6&option=com_virtuemart&Itemid=27)
    No confundas monetarismo / nuevos clásicos con austriacos, o Chicago con Viena. El mejor ejemplo de ello es la muy deficiente recepción del pensamiento hayekiano por parte de Bob Lucas (a Mises, ni le entienden).
    No te niego que a partir de los años 70 el keynesianismo cayó en desgracia y, con ello, la utilidad de las políticas fiscal y monetaria. Pero eso es una cosa y otra es la visión convencional sobre la gran depresión: sus causas (la contracción crediticia, según Friedman) y su cura (política fiscal y monetaria, para los keynesianos..¡e incluso friedmanitas!) Esa visión, en gran medida, sigue siendo mayoritaria (“New Deal Policies and the presistence of the Great Depression: a general equilibrium Analysis”, en el ‘Journal of Political Economy’ de agosto del 2004) ¿Que la “opinión pública” no aboga por más intervencionismo (incluida la política fiscal)? ¿Que la “opinión pública” tenía claro que la depresión se salió a pesar de Roosvelt?
    Por cierto, la inestabilidad de la demanda de dinero hay que buscarla en el -supuesto- crecimiento constante de la propia oferta..porque esta nunca se da. Si “controlar” la masa monetaria es harto difícil, ya que esta depende de los instrumentos financieros (no sólo depósitos) que expanden la misma, ello se torna imposible al no tener algún tipo de paridad con el oro (que históricamente se desarrolló como el dinero con el valor más estable), o algún otro tipo de commodity.
    Saludos y gracias, de nuevo, por tu comentario.

  5. Se suele afirmar en los círuclos neoliberales que Keyness no salvó el capitalismo en Estados Unidos, pero los que niegan esa idea no dan hipótesis alternativas.
    Al final siempre está el Estado detrás velando por la economía, como debe ser, porque le atañe lo que afecte a sus ciudadanos. El estado gendarme del lassaire faire del XIX se ha acabado…que descanse en paz.

  6. Gracias por tu comentario.

    Ese Estado gendarme ha provocado que esta crisis sea de estas proporciones, como provocó la estanflación de los 70, como provocó la gran depresión.
    Claro que los liberales (los austriacos) dan una hipótesis alternativa: sencillamente, las medidas de Keynes, retrasaron el ajuste y provocaron que el severo ajuste a partir del 29 se alargara durante toda la década de los 30.

  7. De nada, me encanta tu blog y cómo escribes, aunque sea un peligroso socialdemócrata como le suelo decir a Hayek.

  8. Jejejejeje. es verdaderamente patético ver cómo los comunistas keynesianos quieren cargar los problemas que ellos causaron a los austriacos. Bueno, supongo que es algo con lo que estamos acostumbrados, pórque al final, gente inteligente siempre fue minoria en este planete lleno de pobres diablos que esperan que el gobierno solucione sus estupideces. ¿Adivinen quienes son minoría? ¿Los keynesianos o los austríacos?

  9. “No hay nada repartido de modo más equitativo que la razón: todo el mundo está convencido de tener suficiente.” Descartes.
    Estar en la creencia de que se tiene razón no es garantía de nada. Colegio con Churchill cuando dice que “La democracia es el menos malo de los regímenes”. Y en este sentido opino que perfectamente se puede votar algo descabellado, como el nazismo en los años 30 del siglo pasado.
    Dicho esto no voy a plantear una defensa del keynesinismo, pero sí una crítica a los que dicen defender a Hayek, por que a pesar de que hizo un análisis correcto de lo que ha sucedido en nuestra actual crisis, no es menos cierto que se le saca a paseo cuando conviene.
    En la economía actual hay una fuerte interrelación entre estado y empresa. Pero esta interrelación no se corresponde con el espíritu del estado marco regulador de la libre competencia que postula Hayek, si no que la misma empresa interviene como un agente político más, en muchas ocasiones distorsionando el funcionamiento de la democracia misma cuando no impidiéndola con su apoyo a otros regímenes. Desde este punto de vista se puede entender que la supuesta libertad de mercados es un peligroso don, del que se abusa de mala manera.
    La colusión de los intereses entre empresa y cliente en el sistema privado de sanidad norteamericano es un ejemplo de la inoperancia del supuesto mercado libre. Las diferencias en materia legislativa condicionan los movimientos de capitales e inversiones. Por una parte desapareciendo del tránsito visible vía offshore y por otra invirtiendo en lugares donde la coyuntura permite mayores réditos, es decir, desde el punto de vista productivo dónde el individuo está más cerca de la esclavitud. Qué alguien me explique qué bondandes puedo esperar de una desregulación, si con la supuesta regulación hemos llegado a esta situación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: