De acuerdo, Cameron, pero cuidado.

A juzgar por el artículo sobre el discurso del líder actual Partido Conservador británico, David Cameron, aquel se trata de un buen y certero discurso ya que parece dar en el clavo: el devenir social es fruto de decisiones y acciones humanas responsables o irresponsables, y las consecuencias de las mismas, buenas o malas, deben recaer en los individuos que han decidido actuar de esa determinada manera.

No obstante, debe hacerse una salvedad extremadamente importante: la identificación de conductas correctas e impropias es una cosa; la imposición coactiva desde la autoridad al sirviente es otra muy distinta y totalmente rechazable. Y esto es así porque las conductas correctas y las impropias deben ser descubiertas en cada circunstancia por las personas, y estas no lo podrán hacer si no son libres para ello. Y por la misma causa, la autoridad no puede saber a priori qué conductas van a ser correctas en las circunstancias que todavía no se han dado.

Se puede identificar que no matar ni agredir la propiedad del prójimo es una conducta buena y apropiada, pero esa conducta no debe “obligarse” en absoluto (no se debe obligar a la gente a no matar, si no que se la debe enfrentar a sus duras consecuencias si lo hace). De la misma manera, se puede identificar que una familia más o menos “tradicional” (que inculca unas ciertas normas de responsabilidad, compromiso y urbanidad a los vástagos) es algo apropiado para el devenir de la civilización, pero este concepto de familia no puede imponerse por ley a quien no decide vivir así.

Esto es así, porque si la conducta no es libre, no se la va a identificar como algo beneficioso y correcto, ni se va a tener el incentivo de mejorarla. Las conductas buenas son buenas porque se han descubierto libremente que son así y un político -como Cameron- que forma parte de la autoridad opresora debería acompañar esa decidida defensa de la responsabilidad con una defensa de la libertad, y enlazar ambos conceptos que, en realidad, son inseparables.

pd.- quizá esa sea la diferencia entre el liberal y el conservador: mientras el liberal reconoce el valor de las conductas tradicionales, rechaza de plano imponerlas por encima de la libertad y la propiedad individual (postura ética y política, con la que no simpatiza el conservador).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: